NOTICIAS

Lunes, 11 Julio 2016

Dinámico debate sobre la Ley 140-15

dinamico-debate-sobre-la-ley-140-15

LO bueno de una sociedad abierta donde las informaciones y opiniones se debaten, es que cada quien emite sus criterios libremente y para que sea la atrapada opinión pública la que se edifique al respecto, en este sentido, el presente debate sobre la Ley 140-15 es fructífero, pues así la nación se da cuenta de que es lo que realmente está sucediendo: Que los notarios quieren evitar que los abogados empresariales los continúen agarrando de tontos útiles y estén usufructuando sus funciones, en tanto junto a los entes financieros con los que trabajan, estos se sigan embolsillándose dineros que no les corresponden y que tampoco declaran, para que se entienda más gráficamente, de lo que se está hablando, es de que los abogados empresariales del sector financiero, facilitan las cosas para que el sector financiero se meta en sus arcas cinco mil millones de pesos por año y sin pagar impuestos. EL ex presidente de Notarios, Rodolfo Pérez Mota nos escribe y dice: “Dígame usted Dr. Gómez, y cuando un Banco Comercial ha cobrado 25 Mil pesos de gastos legales por un préstamo de 2.5 Millones de pesos. Si por un préstamo de un Millón de pesos de gastos legales cobran hasta Ciento Cincuenta Mil pesos, basta y sobra pedirle el desglose de gastos legales para detectar el fraude en perjuicio del ciudadano de a pie, con la agravante, que lo reportan a la DGII como pagado al Notario y en eso consiste una de las modalidades de Lavado de Activos” y agrega, “la Ley 72-02 sobre Lavado de Activos establece con responsabilidad civil y penal en calidad co-autor de Lavado, al Notario que no reporte una actividad sospechosa de fraude y lavado, ocurrida ante él, y en ese tenor, la Ley 140-15, fue aplaudida por el Presidente del Consejo Nacional de Drogas y la Mesa de Trabajo para adecuar las diferentes legislaciones relacionadas con la prevención del Lavado de Activos. En ese tenor la Ley 140-15, cuando establece la presencia de las partes para firmar un Acta, donde envuelva sumas de dinero, obligaciones financieras, compra y venta de bienes inmuebles, con la salvedad de que su protocolo debe ser supervisado por la DGII, situación que tiene molesto al Presidente de la SCJ y a las Asociaciones de Bancos e intermediación financiera, porque no quieren que el Estado Dominicano los regule( vigile) a través del Protocolo Notarial, no quieren transparencia, no quieren institucionalidad, lo que quieren con ese adefesio jurídico que depositaron en el Congreso Nacional, es tender una "Patenta de Corso" para defraudar al ciudadano de a pie y al Estado Dominicano con el uso de la Fe Pública Notarial. Hay que evitar que se repita el modelo de "Zona Franca de Lavado de Activo" tipo "Los Papeles de Panamá" del que usted habla, que por no tener el Estado un instrumento legal para regular ese tipo de actividades dolosas, inmensas fortunas se esconden en actos notariales donde se trafica el dinero evadiendo impuestos en perjuicio del Estado y de los ciudadanos y los Notarios dominicanos no queremos ser cómplices, en el hipotético caso de que se apruebe el adefesio que la Asociación de Bancos y el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, le quieren imponer mediáticamente a los miembros de la Honorable Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados y al pueblo dominicano”. DE su lado, La Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA) considera que el proyecto de ley sobre Notariado que estudia el Congreso es una pieza equilibrada y corrige las distorsiones existentes. La entidad mostró su apoyo en una reunión convocada por la Comisión de Justicia de la Cámara de Baja (que estudia el proyecto), en la que Finjus y otras entidades se mostraron de acuerdo. La organización, que agrupa a 17 bancos comerciales del país, sostuvo que la iniciativa sometida por el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ, Mariano Germán Mejía, se ajusta a la Constitución de la República. Sin embargo, el presidente del Colegio de Notarios, Pedro Rodríguez, considera lo contrario. “Esa ley permite crear una zona franca de lavado de activos, porque elimina las supervisiones establecidas en la Ley vigente (140), que vienen de la Cámara de Cuentas, Impuestos Internos y otros organismos”, indicó. Sustentó que el proyecto promovido por Germán permite que “cualquier notario de cualquier jurisdicción pueda firmar contratos, y sin ver las partes”. mientras que la Ley 140-15 aprueba legalizar las firmas puestas ante él. Según Rodríguez, la iniciativa lo único que busca es complacer a los bancos, haciendo posible la firma de volúmenes de expedientes. “Ese proyecto de ley no tiene asidero jurídico y su aprobación sería catastrófica para los ciudadanos y la seguridad jurídica” afirmó. En cuanto al costo de los honorarios criticados por la ABA, Rodríguez afirma que las tarifas actuales evitan los engaños.